Big Data para desmasificar el turismo: el caso de La Toscana

Tradicionalmente, la industria turística ha recurrido a los datos de pernoctaciones en hoteles y a las encuestas a los viajeros para identificar tendencias, oportunidades y riesgos. Sin embargo, con el auge de nuevas formas de alojamiento, menos fáciles de monitorizar, y las limitaciones de las encuestas tradicionales, estos sistemas han vuelto obsoletos.

Cada vez más, los destinos turísticos buscan maneras de conocer más profundamente sus visitantes a través del big data, como ya explicamos en el post Vacaciones y ‘big data’: el turismo más inteligente. Una estrategia mucho más exhaustiva y fiable, que incluye desde preferencias gastronómicas a pautas de movilidad.

Por ejemplo, la Toscana italiana, una de las regiones más turísticas de Europa, ha utilizado recientemente los metadatos procedentes de las antenas de telefonía móvil de Vodafone para clasificar a sus turistas en cuatro grupos: turistas urbanos, amantes de la costa, amantes del interior y exploradores.

Según explica una noticia del medio especializado Hosteltur, se trata de millones de datos anonimizados (no se tiene acceso al número de móvil ni a la dirección del usuario) que, tras un proceso de filtración, extrapolación e interpretación, permiten extraer conclusiones útiles para la gestión turística del territorio. En el caso particular de la Toscana, el análisis de datos correspondientes a nueve millones de usuarios de teléfonos móviles, permitió saber, por ejemplo, que los alemanes y los franceses suelen evitar visitar la región en verano, mientras que los holandeses van en julio y en agosto, y los británicos a lo largo de todo el año.

Según explicó Silvia Burzagli, directora de promoción turística de Regione Toscana, durante la primera edición del foro ‘Summit Barcelona: Quality Tourism vs. Overtourism ‘, estos datos reflejan «hábitos muy marcados», y permitirán no sólo definir mejor las estrategias de promoción y oferta de servicios, sino también «descongestionar aquellas zonas más masificadas» y trabajar para «preservar la identidad cultural» de los destinos.

Big Data para desmasificar el turismo: el caso de La Toscana

Tradicionalmente, la industria turística ha recurrido a los datos de pernoctaciones en hoteles y a las encuestas a los viajeros para identificar tendencias, oportunidades y riesgos. Sin embargo, con el auge de nuevas formas de alojamiento, menos fáciles de monitorizar, y las limitaciones de las encuestas tradicionales, estos sistemas han vuelto obsoletos.

Cada vez más, los destinos turísticos buscan maneras de conocer más profundamente sus visitantes a través del big data, como ya explicamos en el post Vacaciones y ‘big data’: el turismo más inteligente. Una estrategia mucho más exhaustiva y fiable, que incluye desde preferencias gastronómicas a pautas de movilidad.

Por ejemplo, la Toscana italiana, una de las regiones más turísticas de Europa, ha utilizado recientemente los metadatos procedentes de las antenas de telefonía móvil de Vodafone para clasificar a sus turistas en cuatro grupos: turistas urbanos, amantes de la costa, amantes del interior y exploradores.

Según explica una noticia del medio especializado Hosteltur, se trata de millones de datos anonimizados (no se tiene acceso al número de móvil ni a la dirección del usuario) que, tras un proceso de filtración, extrapolación e interpretación, permiten extraer conclusiones útiles para la gestión turística del territorio. En el caso particular de la Toscana, el análisis de datos correspondientes a nueve millones de usuarios de teléfonos móviles, permitió saber, por ejemplo, que los alemanes y los franceses suelen evitar visitar la región en verano, mientras que los holandeses van en julio y en agosto, y los británicos a lo largo de todo el año.

Según explicó Silvia Burzagli, directora de promoción turística de Regione Toscana, durante la primera edición del foro ‘Summit Barcelona: Quality Tourism vs. Overtourism ‘, estos datos reflejan «hábitos muy marcados», y permitirán no sólo definir mejor las estrategias de promoción y oferta de servicios, sino también «descongestionar aquellas zonas más masificadas» y trabajar para «preservar la identidad cultural» de los destinos.

Tags:
,