Cabify lleva la batalla de las VTC en Barcelona a la gran pantalla

He aquí una mezcla extraña de arte cinematográfico, marketing y política. El estreno de ‘Boi’, la película patrocinada por Cabify con un conductor VTC de Barcelona como protagonista, llega tan sólo unos días después del desafiante regreso de la empresa a la ciudad.

La opera prima del director Jorge M. Fontana, filmada durante el Mobile World Congress de 2018, se ha presentado como una oportunidad de oro para Cabify en un momento delicado de su relación tanto con el Gobierno de la Generalitat como con la opinión pública. Aunque el acuerdo de patrocinio es posterior a la producción del film, Cabify ha encontrado en la gran pantalla la aliada perfecta, una estrategia de promoción poderosa y poco convencional, a medida de la guerra política y comercial que está librando.

El 1 de febrero, tanto Uber como Cabify decidieron detener sus operaciones en Barcelona, ​​después de que la Generalitat aprobara un decreto ley que obliga a precontratar los servicios VTC con 15 minutos de antelación. Portavoces de Cabify denominaron esta decisión política como una “expulsión directa” del mercado, que consideraban injusta.

Poco después, sin embargo, a principios de abril, Cabify anunció su vuelta a la ciudad, con una fórmula de negocio diseñada para escapar a la nueva regulación, una decisión osada por la que ya ha recibido la primera sanción. En este escenario de confrontación y lucha por el apoyo ciudadano, el estreno de la película ‘Boi’ parece ser la guinda que corona el pastel.

Cabify lleva la batalla de las VTC en Barcelona a la gran pantalla

He aquí una mezcla extraña de arte cinematográfico, marketing y política. El estreno de ‘Boi’, la película patrocinada por Cabify con un conductor VTC de Barcelona como protagonista, llega tan sólo unos días después del desafiante regreso de la empresa a la ciudad.

La opera prima del director Jorge M. Fontana, filmada durante el Mobile World Congress de 2018, se ha presentado como una oportunidad de oro para Cabify en un momento delicado de su relación tanto con el Gobierno de la Generalitat como con la opinión pública. Aunque el acuerdo de patrocinio es posterior a la producción del film, Cabify ha encontrado en la gran pantalla la aliada perfecta, una estrategia de promoción poderosa y poco convencional, a medida de la guerra política y comercial que está librando.

El 1 de febrero, tanto Uber como Cabify decidieron detener sus operaciones en Barcelona, ​​después de que la Generalitat aprobara un decreto ley que obliga a precontratar los servicios VTC con 15 minutos de antelación. Portavoces de Cabify denominaron esta decisión política como una “expulsión directa” del mercado, que consideraban injusta.

Poco después, sin embargo, a principios de abril, Cabify anunció su vuelta a la ciudad, con una fórmula de negocio diseñada para escapar a la nueva regulación, una decisión osada por la que ya ha recibido la primera sanción. En este escenario de confrontación y lucha por el apoyo ciudadano, el estreno de la película ‘Boi’ parece ser la guinda que corona el pastel.

Tags:
, , ,