Ciberseguridad: la pubertad de la era digital

Esta última semana hemos asistido a un ciberataque a escala global “sin precedentes”, según el Director de Europol Rob Wainwright. Según las autoridades europeas, el virus Wannacry Ramsonware ha impactado ya más de 10.000 organizaciones y más de 200.000 personas en más de 150 países, y a pesar de las medidas de contención tomadas, ha continuado extendiéndose a lo largo del fin de semana.

Para muchos el masivo ciberataque, que llega sólo unos días después del anuncio de la revisión de la estrategia de ciberseguridad de la Comisión Europea (CE), es una clara señal de alerta, lo que en inglés llaman “wake up call “. Tras décadas de zambullirnos en las tecnologías digitales a un ritmo acelerado, ha llegado el momento de enfrentarnos a los nuevos riesgos que han llegado con la economía digital. No hay ni un segundo que perder: es hora de hacer madurar la era digital.

Se calcula que hacia el año 2020, habrá en la Unión Europea 6.000 millones de dispositivos conectados a Internet (en el mundo serán hasta 50.000 millones): teléfonos inteligentes, tablets, ordenadores…. pero también coches, lavadoras, alarmas… Esta creciente interconectividad a todos los ámbitos (instituciones, infraestructuras, empresa, sanidad, vida privada…) viene de la mano de nuevas vulnerabilidades, muchas de las cuales las sociedades desarrolladas aún no están preparadas para gestionar.

Ya sean ataques con motivación política, como los ocurridos durante las campañas electorales de Hillary Clinton en Estados Unidos o Emmanuel Macron en Francia, o económica, los ciberataques en el contexto actual pueden tener repercusiones enormes.

Ciberseguridad: la pubertad de la era digital

Esta última semana hemos asistido a un ciberataque a escala global “sin precedentes”, según el Director de Europol Rob Wainwright. Según las autoridades europeas, el virus Wannacry Ramsonware ha impactado ya más de 10.000 organizaciones y más de 200.000 personas en más de 150 países, y a pesar de las medidas de contención tomadas, ha continuado extendiéndose a lo largo del fin de semana.

Para muchos el masivo ciberataque, que llega sólo unos días después del anuncio de la revisión de la estrategia de ciberseguridad de la Comisión Europea (CE), es una clara señal de alerta, lo que en inglés llaman “wake up call “. Tras décadas de zambullirnos en las tecnologías digitales a un ritmo acelerado, ha llegado el momento de enfrentarnos a los nuevos riesgos que han llegado con la economía digital. No hay ni un segundo que perder: es hora de hacer madurar la era digital.

Se calcula que hacia el año 2020, habrá en la Unión Europea 6.000 millones de dispositivos conectados a Internet (en el mundo serán hasta 50.000 millones): teléfonos inteligentes, tablets, ordenadores…. pero también coches, lavadoras, alarmas… Esta creciente interconectividad a todos los ámbitos (instituciones, infraestructuras, empresa, sanidad, vida privada…) viene de la mano de nuevas vulnerabilidades, muchas de las cuales las sociedades desarrolladas aún no están preparadas para gestionar.

Ya sean ataques con motivación política, como los ocurridos durante las campañas electorales de Hillary Clinton en Estados Unidos o Emmanuel Macron en Francia, o económica, los ciberataques en el contexto actual pueden tener repercusiones enormes.