Deja estar el móvil: la DGT vuelve a la ‘línea dura’

Internet, los teléfonos inteligentes y las nuevas tecnologías de la comunicación han abierto todo un abanico de posibilidades antes impensables. Nos facilitan la vida en muchos sentidos y han transformado la sociedad y la manera en que hacemos negocios en muchos otros. Pero no todo es azúcar. Como con todo, hay también un lado amargo.

Hoy tenemos más recursos que nunca, tanto en términos de información como de soluciones tecnológicas. Y sin embargo, las muertes en accidentes de tráfico han aumentado en todo el Estado durante los últimos cuatro años. En 2013 la cifra era de 1.680, en 2017 ascendió hasta las 1.830 muertes, y no se espera que la tendencia mejore a corto plazo. El verano pasado hubo 259 víctimas mortales, un 15% más que durante el mismo periodo del 2017.

Al volante, el móvil es una fuente de distracciones y un peligro mortal. Al volante, un mensaje de Whatsapp no ​​es nunca un simple mensaje, es una imprudencia que puede causar un accidente. El teléfono, según los datos de la Dirección General de Tráfico (DGT), ya es la primera causa de siniestralidad (33%), por detrás del exceso de velocidad (29%) y el consumo de alcohol (26%) .

Este es el mensaje principal de la nueva campaña “Vivo o muerto” de la DGT, con los que la institución vuelve a la “línea dura”. Por ejemplo, uno de los videos muestra a agentes de seguridad poniendo un móvil dentro de una bolsa después de un accidente en la carretera. Es, por decirlo de alguna manera, el “arma del crimen”.

La nueva campaña de sensibilización está en línea con las preocupantes datos registrados por el organismo en los últimos años de auge del uso de los teléfonos inteligentes, y también con sus planes de futuro. La DGT tiene previsto un cambio normativo en el carné por puntos para incluir penalizaciones más importantes para el uso del móvil al volante. Recordemos que cuando entró en vigor el carné por puntos, Whatsapp aún no existía.

Las oportunidades y los riesgos son dos caras de la misma moneda, y hay que aprender a gestionar el uso de los nuevos dispositivos. En otras palabras, es necesario que los usuarios seamos más inteligentes que nuestros teléfonos inteligentes.

Deja estar el móvil: la DGT vuelve a la ‘línea dura’

Internet, los teléfonos inteligentes y las nuevas tecnologías de la comunicación han abierto todo un abanico de posibilidades antes impensables. Nos facilitan la vida en muchos sentidos y han transformado la sociedad y la manera en que hacemos negocios en muchos otros. Pero no todo es azúcar. Como con todo, hay también un lado amargo.

Hoy tenemos más recursos que nunca, tanto en términos de información como de soluciones tecnológicas. Y sin embargo, las muertes en accidentes de tráfico han aumentado en todo el Estado durante los últimos cuatro años. En 2013 la cifra era de 1.680, en 2017 ascendió hasta las 1.830 muertes, y no se espera que la tendencia mejore a corto plazo. El verano pasado hubo 259 víctimas mortales, un 15% más que durante el mismo periodo del 2017.

Al volante, el móvil es una fuente de distracciones y un peligro mortal. Al volante, un mensaje de Whatsapp no ​​es nunca un simple mensaje, es una imprudencia que puede causar un accidente. El teléfono, según los datos de la Dirección General de Tráfico (DGT), ya es la primera causa de siniestralidad (33%), por detrás del exceso de velocidad (29%) y el consumo de alcohol (26%) .

Este es el mensaje principal de la nueva campaña “Vivo o muerto” de la DGT, con los que la institución vuelve a la “línea dura”. Por ejemplo, uno de los videos muestra a agentes de seguridad poniendo un móvil dentro de una bolsa después de un accidente en la carretera. Es, por decirlo de alguna manera, el “arma del crimen”.

La nueva campaña de sensibilización está en línea con las preocupantes datos registrados por el organismo en los últimos años de auge del uso de los teléfonos inteligentes, y también con sus planes de futuro. La DGT tiene previsto un cambio normativo en el carné por puntos para incluir penalizaciones más importantes para el uso del móvil al volante. Recordemos que cuando entró en vigor el carné por puntos, Whatsapp aún no existía.

Las oportunidades y los riesgos son dos caras de la misma moneda, y hay que aprender a gestionar el uso de los nuevos dispositivos. En otras palabras, es necesario que los usuarios seamos más inteligentes que nuestros teléfonos inteligentes.