Doctor Avatar: tecnología al servicio de la salud

¿Te imaginas tener un avatar personal y holográfico, que cuida de ti como un doctor personal 24 horas al día? A la ‘generación avatar’, la que viene detrás de los ‘millenials’ y la ‘generación Z’, ya no les sorprenderán cosas así. La medicina es uno de los campos en los que el desarrollo de las tecnologías de inteligencia artificial está teniendo un impacto más positivo.

Ya se habla de la posibilidad de un futuro en el que las personas convivirán con un avatar holográfico con acceso a su genoma, patrones de comportamiento, hábitos del pasado, historia médica … y con toda esta información a su alcance, creará planes de acción y nos dará consejos según cálculos probabilísticos para alcanzar el mayor bienestar posible.

Suena futurístico, pero de hecho ya hay instituciones médicas que utilizan sistemas basados ​​en avatares para facilitar que enfermos en situaciones delicadas puedan cuidar mejor de si mismos. El papel de los avatares y la inteligencia artificial en el cuidado de enfermos crónicos o de ancianos ya fue el centro de los debates durante la última edición del congreso XPatient, el evento de referencia para el cambio de modelo asistencial para orientar el atención sanitaria hacia las necesidades personales de cada paciente.

El proyecto europeo Council of Coaches ya trabaja para desarrollar un grupo de avatares-entrenadores que funcionen como asesores personales de salud, utilizando las últimas tecnologías de inteligencia artificial y realidad virtual. En la Universidad del País Vasco, del grupo de investigación Speech Interactive ha puesto en marcha el proyecto EMPATHIC Research & Innovation para crear un avatar capaz de identificar cambios emocionales y de rutinas a través de la voz o expresiones faciales en personas de edad avanzada, y de sugerir actividades para mejorar sus hábitos sociales y de alimentación.

En un formato u otro, son ya muchos los médicos que cuentan con la tecnología entre sus herramientas de trabajo con los pacientes. Las prácticas médicas están cambiando a medida que avanza la tecnología y se desarrollan soluciones para dotar a las personas enfermas de más autonomía.

Doctor Avatar: tecnología al servicio de la salud

¿Te imaginas tener un avatar personal y holográfico, que cuida de ti como un doctor personal 24 horas al día? A la ‘generación avatar’, la que viene detrás de los ‘millenials’ y la ‘generación Z’, ya no les sorprenderán cosas así. La medicina es uno de los campos en los que el desarrollo de las tecnologías de inteligencia artificial está teniendo un impacto más positivo.

Ya se habla de la posibilidad de un futuro en el que las personas convivirán con un avatar holográfico con acceso a su genoma, patrones de comportamiento, hábitos del pasado, historia médica … y con toda esta información a su alcance, creará planes de acción y nos dará consejos según cálculos probabilísticos para alcanzar el mayor bienestar posible.

Suena futurístico, pero de hecho ya hay instituciones médicas que utilizan sistemas basados ​​en avatares para facilitar que enfermos en situaciones delicadas puedan cuidar mejor de si mismos. El papel de los avatares y la inteligencia artificial en el cuidado de enfermos crónicos o de ancianos ya fue el centro de los debates durante la última edición del congreso XPatient, el evento de referencia para el cambio de modelo asistencial para orientar el atención sanitaria hacia las necesidades personales de cada paciente.

El proyecto europeo Council of Coaches ya trabaja para desarrollar un grupo de avatares-entrenadores que funcionen como asesores personales de salud, utilizando las últimas tecnologías de inteligencia artificial y realidad virtual. En la Universidad del País Vasco, del grupo de investigación Speech Interactive ha puesto en marcha el proyecto EMPATHIC Research & Innovation para crear un avatar capaz de identificar cambios emocionales y de rutinas a través de la voz o expresiones faciales en personas de edad avanzada, y de sugerir actividades para mejorar sus hábitos sociales y de alimentación.

En un formato u otro, son ya muchos los médicos que cuentan con la tecnología entre sus herramientas de trabajo con los pacientes. Las prácticas médicas están cambiando a medida que avanza la tecnología y se desarrollan soluciones para dotar a las personas enfermas de más autonomía.