El Termcat, a la caza de nuevas palabras para el catalán

Cada año, desde hace ya cinco años, el centro de terminología Termcat y el Consorcio de Normalización Lingüística L’Heura de Santa Coloma, salen a cazar nuevas palabras para incorporar a la lengua catalana. El método es muy sencillo: los lingüistas se pasean por los mercados, como cualquier otro, y anotan todas las palabras que aún no tienen traducción al catalán, la gran mayoría nombres de verduras, frutas y legumbres. De momento han contado 114, y no todavía no han bautizado a más que la mitad.

Y así es como Santa Coloma, un municipio con un 43% de población nacida en el extranjero, se ha convertido en la fuente más importante del nuevo vocabulario en nuestra lengua. Y no sólo eso. Cada mes de mayo, con motivo de los acontecimientos del Santa Coloma deGusta, el ayuntamiento de la ciudad y la asociación de comerciantes Fondo Comercio hacen difusión de los nuevos descubrimientos del Termcat publicando una serie de fichas con la descripción botánica de la planta, su uso en la cocina y las propiedades nutritivas.

Un bonito ejemplo de cómo las lenguas evolucionan, y de cómo se trabaja desde el mundo lingüístico para acercar e integrar en la sociedad a los nuevos ciudadanos. ¡Toda una obra de ingeniería de la comunicación!

El Periódico explica con detalle cómo se hace esta faena sociolingüística en una noticia titulada Santa Coloma, la despensa lingüística del catalán. ¡Sólo el titular ya abre el apetito!

El Termcat, a la caza de nuevas palabras para el catalán

Cada año, desde hace ya cinco años, el centro de terminología Termcat y el Consorcio de Normalización Lingüística L’Heura de Santa Coloma, salen a cazar nuevas palabras para incorporar a la lengua catalana. El método es muy sencillo: los lingüistas se pasean por los mercados, como cualquier otro, y anotan todas las palabras que aún no tienen traducción al catalán, la gran mayoría nombres de verduras, frutas y legumbres. De momento han contado 114, y no todavía no han bautizado a más que la mitad.

Y así es como Santa Coloma, un municipio con un 43% de población nacida en el extranjero, se ha convertido en la fuente más importante del nuevo vocabulario en nuestra lengua. Y no sólo eso. Cada mes de mayo, con motivo de los acontecimientos del Santa Coloma deGusta, el ayuntamiento de la ciudad y la asociación de comerciantes Fondo Comercio hacen difusión de los nuevos descubrimientos del Termcat publicando una serie de fichas con la descripción botánica de la planta, su uso en la cocina y las propiedades nutritivas.

Un bonito ejemplo de cómo las lenguas evolucionan, y de cómo se trabaja desde el mundo lingüístico para acercar e integrar en la sociedad a los nuevos ciudadanos. ¡Toda una obra de ingeniería de la comunicación!

El Periódico explica con detalle cómo se hace esta faena sociolingüística en una noticia titulada Santa Coloma, la despensa lingüística del catalán. ¡Sólo el titular ya abre el apetito!