Estados Unidos 2016: las elecciones de Snapchat, o cómo atraer el voto milenial

La primera campaña de Barack Obama en 2008 utilizó por primera vez las redes sociales, y las elecciones resultantes fueron bautizadas como las “elecciones de Facebook”. La de la reelección, en 2012, que se caracterizó por un uso intensivo de Twitter, se consideró la primera campaña 100% digital. Hoy ya hay quien habla de las próximas elecciones en Estados Unidos como las primeras “elecciones de Snapchat“.

Y es que esta aplicación de mensajes, fotos y vídeos efímeros (desaparecen 24 horas después de publicarse) lanzada hace tres años, muy popular entre la generación milenial, ha resultado clave para los candidatos. Según Nielsen, líder global en información y medición, Snapchat es una plataforma que, un día cualquiera, llega al 41% de los jóvenes americanos de entre 18 y 34 años.

Con datos así, no sorprende que Snapchat se haya convertido en herramienta de campaña. El reciente artículo de The Guardian «The first Snapchat election: how Bernie and Hillary are targeting the youth vote» (Las primeras elecciones Snapchat: como Bernie y Hillary se dirigen al voto joven), compara las estrategias de Bernie Sanders y Hillary Clinton en la plataforma. El equipo de comunicación digital de Sanders, dice el artículo, se centra en mostrar mítines e imágenes de los movimientos del candidato por el país, sin los emoji y la jerga característicos de la red. El equipo de Hillary, por el contrario, ha adoptado el lenguaje de los usuarios. Definitivamente, mejor estar que no estar, pero ¿tiene de verdad un impacto relevante?

Para buscar respuestas a esta y otras preguntas, We, Observatorio de la Comunicación Social ha presentado el informe «Snapchat en política. Transformando la comunicación social», con Antonio Gutiérrez-Rubí y Xavier Peytibi como autores principales. «Si se quiere tener visibilidad, hay que entender cómo crear y difundir contenidos en esta red. El público es diferente, como también lo es la manera en que se visualizan los contenidos”, explican.

El auge de Snapchat no es exclusivo del Estados Unidos, y es muy posible que en los próximos meses se extienda su uso como herramienta de comunicación para llegar a un público joven cada vez más alejado de la política convencional. Habrá que estar atentos.

Estados Unidos 2016: las elecciones de Snapchat, o cómo atraer el voto milenial

La primera campaña de Barack Obama en 2008 utilizó por primera vez las redes sociales, y las elecciones resultantes fueron bautizadas como las “elecciones de Facebook”. La de la reelección, en 2012, que se caracterizó por un uso intensivo de Twitter, se consideró la primera campaña 100% digital. Hoy ya hay quien habla de las próximas elecciones en Estados Unidos como las primeras “elecciones de Snapchat“.

Y es que esta aplicación de mensajes, fotos y vídeos efímeros (desaparecen 24 horas después de publicarse) lanzada hace tres años, muy popular entre la generación milenial, ha resultado clave para los candidatos. Según Nielsen, líder global en información y medición, Snapchat es una plataforma que, un día cualquiera, llega al 41% de los jóvenes americanos de entre 18 y 34 años.

Con datos así, no sorprende que Snapchat se haya convertido en herramienta de campaña. El reciente artículo de The Guardian «The first Snapchat election: how Bernie and Hillary are targeting the youth vote» (Las primeras elecciones Snapchat: como Bernie y Hillary se dirigen al voto joven), compara las estrategias de Bernie Sanders y Hillary Clinton en la plataforma. El equipo de comunicación digital de Sanders, dice el artículo, se centra en mostrar mítines e imágenes de los movimientos del candidato por el país, sin los emoji y la jerga característicos de la red. El equipo de Hillary, por el contrario, ha adoptado el lenguaje de los usuarios. Definitivamente, mejor estar que no estar, pero ¿tiene de verdad un impacto relevante?

Para buscar respuestas a esta y otras preguntas, We, Observatorio de la Comunicación Social ha presentado el informe «Snapchat en política. Transformando la comunicación social», con Antonio Gutiérrez-Rubí y Xavier Peytibi como autores principales. «Si se quiere tener visibilidad, hay que entender cómo crear y difundir contenidos en esta red. El público es diferente, como también lo es la manera en que se visualizan los contenidos”, explican.

El auge de Snapchat no es exclusivo del Estados Unidos, y es muy posible que en los próximos meses se extienda su uso como herramienta de comunicación para llegar a un público joven cada vez más alejado de la política convencional. Habrá que estar atentos.