Respeto entre competidores

Últimamente hemos asistido a dos muestras de la elegancia y el respeto entre empresas rivales en dos sectores, el turismo y la industria del automóvil, altamente competitivos pese a encontrarse en situaciones bien distintas. Mientras el turismo es uno de los motores actuales de la economía, sobre todo en España, el automóvil pelea por activar un consumo muy tocado por la crisis.

Por un lado, el consejero delegado del gigante europeo de la turoperació TUI Travel, Peter Long, está convencido de que el hecho de tener un competidor estable como Thomas Cook, el otro gran turoperador del continente, es positivo para toda la industria de viajes. Así se expresaba, entrevistado por el digital británico TTG, después de que Thomas Cook firmase un nuevo acuerdo de refinanciación: “Tienen una gran ambición y realmente me tengo que quitar el sombrero ante lo que ha conseguido Cook para refinanciar su negocio”.

Long elogiaba los esfuerzos que el equipo gestor de su rival está haciendo para rehabilitar el negocio: “Lo han llevado desde una posición terrible hasta una muy fuerte y sana desde la que construir. Eso es bueno para la industria. No queremos a cualquier revolcándose en el sector porque eso es perjudicial”.

En la misma línea se ha expresado el presidente de Audi, Rupert Stadler, en Expansión: “La competencia con BMW y Mercedes nos hace más fuertes. Si vemos donde está Mercedes, creo que tenemos un problema de lujo, pero esta empresa debe resolver muchas cosas. Nuestra rival BMW también está muy bien encaminada. La lógica competencia que tenemos entre nosotros nos hace ser más fuertes a todos”.

Ambos ejecutivos dejan claro, pues, que el respeto entre rivales es esencial por el crecimiento no sólo de sus empresas sino también de los sectores en los que desarrollan su actividad. Demuestran así que, más allá de la dura competición industrial y de los frecuentes arañazos para conseguir los mejores resultados, los grandes actores económicos son conscientes de la posición de responsabilidad que ocupan en la reactivación de la economía.

Respeto entre competidores

Últimamente hemos asistido a dos muestras de la elegancia y el respeto entre empresas rivales en dos sectores, el turismo y la industria del automóvil, altamente competitivos pese a encontrarse en situaciones bien distintas. Mientras el turismo es uno de los motores actuales de la economía, sobre todo en España, el automóvil pelea por activar un consumo muy tocado por la crisis.

Por un lado, el consejero delegado del gigante europeo de la turoperació TUI Travel, Peter Long, está convencido de que el hecho de tener un competidor estable como Thomas Cook, el otro gran turoperador del continente, es positivo para toda la industria de viajes. Así se expresaba, entrevistado por el digital británico TTG, después de que Thomas Cook firmase un nuevo acuerdo de refinanciación: “Tienen una gran ambición y realmente me tengo que quitar el sombrero ante lo que ha conseguido Cook para refinanciar su negocio”.

Long elogiaba los esfuerzos que el equipo gestor de su rival está haciendo para rehabilitar el negocio: “Lo han llevado desde una posición terrible hasta una muy fuerte y sana desde la que construir. Eso es bueno para la industria. No queremos a cualquier revolcándose en el sector porque eso es perjudicial”.

En la misma línea se ha expresado el presidente de Audi, Rupert Stadler, en Expansión: “La competencia con BMW y Mercedes nos hace más fuertes. Si vemos donde está Mercedes, creo que tenemos un problema de lujo, pero esta empresa debe resolver muchas cosas. Nuestra rival BMW también está muy bien encaminada. La lógica competencia que tenemos entre nosotros nos hace ser más fuertes a todos”.

Ambos ejecutivos dejan claro, pues, que el respeto entre rivales es esencial por el crecimiento no sólo de sus empresas sino también de los sectores en los que desarrollan su actividad. Demuestran así que, más allá de la dura competición industrial y de los frecuentes arañazos para conseguir los mejores resultados, los grandes actores económicos son conscientes de la posición de responsabilidad que ocupan en la reactivación de la economía.